25 de noviembre.
Día Internacional Contra las Violencias Machistas



Documento en colores



(descárgalo y ejecútalo en tu móvil)


En PDF

Calendario nóminas

CGT con “No Tragamos”, huelga de hambre contra recortes

El día 24 de marzo ocho personas iniciaron una huelga de hambre en Bilbao en protesta contra los recortes que ha sufrido la Renta de Garantías de Ingresos (RGI), el incremento de los requisitos para acceder a las ayudas públicas y las políticas de criminalización de las personas excluidas de nuestra sociedad. Desde ese día hay una carpa en la Plaza de las Mujeres 25 de Noviembre de la capital vizcaína, donde están las huelguistas y se realizan actos, charlas, se reciben visitas y apoyos…

La CGT aplaude y apoya esta valiente y solidaria iniciativa cuyos objetivos son dos claras exigencias a PNV, PSE y PP, partidos responsables de los presupuestos -y sus rebajas- de Euskadi:

 – Retirar el recorte del 7% en la cuantía de la RGI de los presupuestos del Gobierno Vasco 2017.
– Aplicar el incremento del 8% en el SMI en la RGI, tal y como obliga la Ley.

La RGI es gestionada por Lanbide (Servicio Vasco de Empleo), dependiente del Gobierno Vasco. Esta ayuda, para personas y familias que no cuenten con ingresos suficientes y en riesgo de exclusión social, es percibida hoy por unas 62.000 personas y es el último/único recurso de quienes se encuentran en las situaciones más extremas de precariedad y pobreza. No solo ‘protege’ a quienes la perciben, también de forma indirecta al conjunto de la población: cuanta más pobreza haya en nuestra sociedad más dispuestas estaremos a tragar con salarios y condiciones míseras. Además, esta RGI tiene atragantadas a todas las personas que culpan de todos los males a eso que llaman ‘los extranjeros’ porque perciben entre un cuarto y un tercio del monto total de esta ayuda. Más les valiera hacerse mirar su racismo, ignorancia, miedo o xenofobia, esa que disparan contra quienes se ven obligados a salir de su entorno por motivos de subsistencia, sean estos económicos, políticos o bélicos.

Nos quitan el trabajo, nos cosen a impuestos para acabar derrochando o robando la recaudación, nos arrancan de nuestra casa cuando nos quedamos sin recursos, nos pegan, multan y detienen cuando protestamos pacíficamente, nos empobrecen hasta la miseria mientras, simultáneamente, se recochinean de nosotras salvando a bancos y autopistas con dinero publico, mostrándonos los exagerados beneficios de las grandes empresas, el nivel de vida de la gente poderosa en sus medios de creación de opinión y manipulación de masas, sus silencios suizos o andorranos, sus prepotentes y chulescas declaraciones en comisiones de investigación, juzgados, platós televisivos o a pie de yate… y entonces, las dóciles instituciones rematan la faena reduciendo los gastos sociales, recortando las ya exiguas ayudas al último eslabón de la cadena trófica creada por la ‘economía de mercado’.

Este palo a la RGI es el paradigma de lo que comentamos y supone el ahorro en el perejil, en el chocolate del loro… porque si se incrementara la partida presupuestaria de esta ayuda en un 15% (con la cuenta rápida de 7% de recorte + 8% de no-subida), no habría que poner encima de la mesa ni 6 millones de euros (la pensión de Alierta daría para pagar esta subida durante casi una década).

En CGT creemos que, independientemente del resultado de esta Huelga de Hambre, como poco, ya ha servido para dignificar la lucha, la resistencia a la inmoralidad de unas instituciones, leyes y reglamentos injustos que, muy lejos de amparar a las de abajo, únicamente protegen y son siervas del poder económico, del capital al fin y al cabo.

Salud, libertad y solidaridad

Comentarios cerrados














Últimos comentarios