CGT – SIME — 8M Día Internacional de la Mujer Trabajadora

8M Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Estamos a punto de vivir un nuevo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, y en CGT, donde creemos firmemente en que la igualdad es un principio irrenunciable, queremos que se convierta en un día de revolución social.

Para empezar, queremos dejar claro de una vez por todas el significado de dos conceptos que a día de hoy siguen tergiversándose adrede por ciertos sectores. Según el Diccionario de la RAE, que es una entidad que precisamente destaca por su rancio machismo:

machismo

De macho1 e -ismo.

  1. m. Actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres.
  2. m. Forma de sexismo caracterizada por la prevalencia del varón. En la designación de directivos de la empresa hay un claro machismo.

feminismo

Del fr. féminisme, y este del lat. femĭna ‘mujer’ e -isme ‘-ismo’.

  1. m. Principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre.
  2. m. Movimiento que lucha por la realización efectiva en todos los órdenes del feminismo

 

Mienten descarada y vergonzosamente quienes hablan del feminismo como “la búsqueda de la prevalencia de la mujer sobre el hombre”. Quienes entienden el feminismo y el machismo como dos polos opuestos de la misma radicalidad y con igual finalidad. Y peor aún, flaco favor le hacen a la igualdad y a nuestra sociedad quienes dan pábulo a esa gran mentira, especialmente cuando de mujeres se trata.

En este país además existen leyes al respecto, de las que compartimos varios artículos de las más importantes:

  • Constitución Española:

Artículo 14: “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.”

  • Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres

Artículo 1: “Las mujeres y los hombres son iguales en dignidad humana, e iguales en derechos y deberes. Esta Ley tiene por objeto hacer efectivo el derecho de igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres, en particular mediante la eliminación de la discriminación de la mujer, sea cual fuere su circunstancia o condición, en cualesquiera de los ámbitos de la vida y, singularmente, en las esferas política, civil, laboral, económica, social y cultural para, en el desarrollo de los artículos 9.2 y 14 de la Constitución, alcanzar una sociedad más democrática, más justa y más solidaria.

  • Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género.

Artículo 1.1: “La presente Ley tiene por objeto actuar contra la violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia.”

 

Si hasta nuestra clase política reconoce la existencia de la desigualdad entre hombres y mujeres y legisla al respecto, ¿cómo hay quien a día de hoy todavía la pone en tela de juicio? ¿No será tal vez que es más fácil decir que no existe para poder justificar el mantenimiento de unos privilegios auto asignados de la mitad de la población sobre la otra mitad?

Nadie es más que nadie. Lo que somos y los derechos que tenemos no nos los da nuestro color de piel, orientación sexual, procedencia o sexo con los que hemos nacido. Las diferencias, en cuanto a derechos y respeto, entre unas personas y otras son siempre artificiales e impuestas por una parte dominante y privilegiada

Y no nos engañemos, las mujeres aquí, en España, es nuestra comunidad, en Telefónica, en casa… somos tratadas de diferente manera que los hombres. No hace falta irse a países lejanos de los que vagamente nos acordamos de sus nombres para vivir día a día esa desigualdad.

Todos los días son excelentes para luchar por la igualdad, pero el 8 de marzo lo es especialmente para todas nosotras. Fue precisamente un 8 de marzo cuando 129 mujeres perdieron la vida en el incendio (¿intencionado?) de la fábrica en la que trabajaban y que habían ocupado en huelga. Alguien se encargó de cerrar la puerta y no pudieron salir.

Han pasado 110 años desde aquel día y aquí seguimos, reclamando lo que ellas reclamaban y que pagaron con lo único que tenían. ¿Cuántos más han de pasar? Hagamos de 2018 un año que nos llene de orgullo.

Por ellas, por nosotras, por todas y cada una de las mujeres que han habitado, habitan y habitarán este planeta, para acabar con la desigualdad que a día de hoy seguimos viviendo, desde CGT hemos convocado huelga general el próximo 8 de marzo.  El pasado viernes día 23 mantuvimos la reunión con RRHH en la que acordamos los servicios mínimos.

Este paro, al que os llamamos a todas y a todos pero especialmente a vosotras, forma parte de un movimiento internacional de huelga convocado por diferentes entidades, sindicatos, movimientos feministas y un largo etcétera, que afecta a todos los ámbitos:  laboral, de consumo, de cuidados y estudiantil.

Te animamos a que te pongas las gafas moradas de la igualdad. Juntas y juntos lograremos que algún día sea una realidad.

Salud e Igualdad