El gobierno obliga a Telefónica a mantener las cabinas telefónicas en 2019

En contra de lo anunciado el pasado verano, el gobierno español no liberará a Telefónica de la obligación de mantener activas las más de 16.000 cabinas telefónicas que aún quedan en pie en ciudades y otras poblaciones españolas. Las cabinas telefónicas seguirán funcionando en 2019.
La primera cabina telefónica se estrenó en España en 1928. Con el auge del móvil, han caído en desuso. De las más de 16.000 cabinas que hay actualmente en España, la mitad no se han usado nunca en 2018, y un 65% no son rentables.

Telefónica, por su condición de ex-empresa pública, está obligada por el gobierno a mantener el Servicio Universal de Comunicaciones, que incluye la obligación de mantener activas, limpias y en funcionamiento las cabinas telefónicas. Al año invierte alrededor de 3 millones de euros en su mantenimiento.

En la actualidad quedan pocas cabinas cerradas, como la de la foto de apertura, que data de los años 70 del pasado siglo. Telefónica las ha ido sustituyendo por postes con teléfonos públicos.

El gobierno anunció hace unos meses que en 2019 iba a liberar a Telefónica de la obligación de mantener activas las cabinas telefónicas. Pero al parecer el actual gobierno de coalición se ha replanteado el tema, y las cabinas seguirán en las calles al menos durante el próximo año.
Telefónica tiene obligación de mantener una cabina en los municipios con más de 1000 habitantes, e instalar una cabina adicional por cada 3.000 habitantes.

Lo que sí desaparece definitivamente son las guías telefónicas y el servicio de consulta sobre números de abonado. Según fuentes citadas por la prensa nacional en el día de hoy, en el consejo de ministros de mañana viernes se liberará a Telefónica de la obligación de editar guías y mantener el servicio de consulta de números de abonados.