Intervención de CGT en el intercentros sobre la negociación del Convenio de Empresas Vinculadas de Telefónica

Intervención de CGT en el intercentros sobre la negociación del Convenio de Empresas Vinculadas

Comienza este punto con el reparto por parte de UGT-CCOO al resto de sindicatos de un comunicado, enviado ayer a toda la plantilla, como única información actualizada del estado de las negociaciones. Desde CGT decimos que nos parece una falta de respeto al Comité Intercentros de Telefónica de España que la única información facilitada por los dos sindicatos que están en la mesa negociadora sea ese comunicado. Acto seguido, desde CGT hacemos una valoración del estado actual de la negociación:

Parece que la firma del convenio y el PSI este viernes es ya un hecho, toda la prensa se hace eco de esta afirmación que proviene, según ellos, tanto de la empresa como de los sindicatos firmantes.
Durante el tiempo que ha durado la negociación CGT hemos puesto por delante siempre el interés de la plantilla, hemos evitado descalificaciones, hemos trabajado de forma constructiva para mejorar las condiciones laborales, tanto para los que se quedan en Telefónica, como los que se vayan con el PSI. Y no ha sido fácil.

No ha sido fácil porque hemos tenido que conseguir los textos que se manejaban y las propuestas de forma furtiva, solo así CGT ha conseguido ir dos pasos por delante, estudiando textos actualizados en lugar de los que se nos entregaban con retraso en el Intercentros. De forma positiva se han presentado propuestas y explicado en nuestros comunicados, consiguiendo así mejorar la redacción del convenio que sin las aportaciones de CGT habría sido mucho peor.

Nadie había dicho nada de la pérdida del 100% del salario en caso de baja por enfermedad común o accidente no laboral hasta que CGT lo pusimos sobre la mesa, tampoco otros aspectos igualmente sangrantes.

Llegados a este punto, CGT os pedimos a UGT-CCOO una reflexión sobre el modelo de negociación que ya se ha implantado en nuestras empresas y que parece irreversible, os pediríamos que realmente valoréis si es positivo para la plantilla anteponer vuestro ya hipertrófico ego, demostrando que sois los que tenéis la llave de las negociaciones, a el interés de la plantilla.

Os aseguramos que la mayoría de las personas que trabajan en Telefónica no entienden ni comparten la exclusión a la que habéis sometido al resto de sindicatos. Esto a quién más beneficia es a la empresa y a los intereses de vuestras organizaciones, pero no a la plantilla.

Durante los próximos 4 años volveréis a decir que sólo vosotros podéis negociar, que los demás solo estamos para decir no a todo y que no presentamos alternativas, cuando la realidad es muy diferente: no os interesa lo más mínimo ni la ayuda, ni el apoyo ni la opinión de las otras organizaciones que, como CGT, representamos a un colectivo importante, ya que en realidad UGT-CCOO apenas contáis con los votos del 50% del total de plantilla.

Sobre el texto que se firmará el viernes con toda probabilidad, a falta del texto definitivo que se nos oculta por lo dicho anteriormente, sí que hay temas que conviene destacar para corregirlos antes de su firma:

1. No se puede hablar de un Convenio de Empresas Vinculadas, cuando en realidad se trata de tres convenios de tres empresas encuadernados en un mismo libro, se mantienen condiciones distintas, evidenciando que el CEV solo sirve para crear un nuevo ámbito de negociación donde se mantiene fuera a toda la representación social que no sea CCOO y UGT.

2. En materia económica es claramente insuficiente. Teniendo en cuenta el acuerdo entre vuestras organizaciones y la patronal para que las subidas salariales se mantuviesen por encima del 3% para 2019. En Telefónica no lo ponéis en práctica y tendréis que echar mano, como siempre, a los bienios y pases de categoría para intentar despistar lo que en realidad se va a traducir una subida real media de apenas un 1% anual.

3. La nueva redacción para los cambios de acoplamiento deja mano libre a la empresa para hacer lo que la venga en gana. Lo utilizará con toda seguridad para presionar a la plantilla, bajo el chantaje y la amenaza de un cambio de acoplamiento, sabiendo que careceremos de herramientas legales para impedirlo.

4. Se sigue manteniendo la dinámica de dejar cuestiones abiertas a mesas de negociación que no lo son en realidad. La fuerza mostrada durante la negociación del convenio desaparece por completo en las mesas y comisiones posteriores, así ha sido en el convenio anterior con las comisiones de comercial y operaciones, por poner algún ejemplo, donde la empresa se limita a informar de sus planes sin que haya posibilidad de ponerle freno.

5. La movilidad geográfica provincial se mantiene a criterio de la empresa, por mucho que se intente esconder la realidad es terca, ya lo utilizó en el anterior convenio y lo volverá a hacer en este. De hecho hay un redactado amplio dedicado a los traslados por iniciativa de la empresa.

6. El teletrabajo y el Flexwork quedan en un limbo sin ninguna garantía de transparencia o criterios objetivos de concesión. Solo buenas palabras que ya conocemos y que se traducen en: se aplicará cuándo, cómo, dónde y a quién quiera la empresa.

7. En el PSI sigue sin verse reflejada la posibilidad de percibir en renta las aportaciones de la empresa al Plan de Pensiones o garantía del puesto y salario en caso de ser llamado, algo que se acordó en una comisión de seguimiento del anterior PSI y que inexplicablemente no se menciona en este.

8. Se habla de un nuevo plazo para el premio de servicios prestados, pero no se aclara cómo se calcula la cantidad que percibirá la persona que se acoja al PSI. ¿Se seguirá haciendo trampas como en el 2016 realizando el cálculo de tres mensualidades sobre 15 o 25 años en lugar de hacer el cálculo real de 6 mensualidades sobre los años totales trabajados? No parece casualidad que el texto no concrete esta cuestión.

9. No vemos compromiso alguno de creación de empleo asociado al número de personas que se acojan al PSI, algo que desde CGT siempre hemos defendido en base a nuestra responsabilidad social más allá del ámbito de Telefónica.

10. Sigue habiendo demasiada plantilla fuera de convenio de forma forzosa, algo inaceptable para nadie.

11. Obligar a que uno de los periodos de 5 días de vacaciones incluya un sábado, es simplemente un absurdo.

Y no son estas las únicas taras de un convenio cargado de ambigüedades y textos inconcretos. Sabemos también que contendrá algunas cosas positivas, pero en estos momentos debemos centrarnos en intentar corregir aquellos puntos que están mal.

La prisa de la empresa por firmar un convenio y PSI que la permitiese recuperar la confianza de los accionistas era una de las mejores herramientas que teníamos la plantilla para conseguir mejoras sustanciales. Lamentablemente UGT y CCOO no habéis querido o sabido aprovecharlo y al final la premura en la firma va a impedir conseguir un convenio mejor.

Salud.
26/9/2019.
Representantes de CGT en el Pleno del CI