Autor: leon

Cinco mil siete corazones

Más de un 20% de los trabajadores de Telefónica (17% en nuestra provincia) han secundado el paro convocado el pasado jueves día 17, y lo han hecho a pesar de los mensajes de la empresa y sus sindicatos que una vez más han demostrado al servicio de quien están: DE LA PROPIA EMPRESA.

Es perfectamente respetable la postura de las personas e incluso organizaciones que optan por no participar en una convocatoria de huelga, pero no merecen ningún respeto las organizaciones que en asambleas y mesa a mesa animan a los trabajadores a no participar en un paro convocado por la defensa de nuestros puestos de trabajo. Ningún calificativo puede definir esta actitud…

¿Donde está el acuerdo firmado con la empresa? ¿Existe ese acuerdo? ¿esperan a sacarlo el día de reflexión electoral? ¿Convocarán una huelga tarde y mal como tienen por costumbre? ¿Nos toman por idiotas?

Tampoco entendemos la actitud de STC-UTS, que quizás por falta de costumbre crean que para convocar una huelga solo es necesario presentar un documento en la administración. ¿Se olvidaron de que había una concentración convocada a petición de los propios trabajadores? ¿Se atreverán a decir que no lo sabían?

Con todo en contra, los resultados son como mínimo alentadores, y CGT seguiremos adelante hasta conseguir la readmisión de los despedidos, lo haremos con y sin elecciones, como lo hemos hecho siempre y los hechos nos avalan.

La EMPRESA, como siempre, calcula los porcentajes de paro respecto a la plantilla efectiva, incluyendo en esta a las personas que están de SERVICIOS MÍNIMOS COMO SI NO SECUNDARAN EL PARO.

España va bien

Esta frase que hizo célebre cierto despótico dictadorcillo caracterizado por gobernar de espaldas al pueblo que le dio los votos, podría aplicarse perfectamente ahora a los sindicatos mayoritarios que se pasean por los centros de trabajo para convencerte de lo que no es concebible.
Nos dicen que el convenio ha sido bueno… para ellos, que han visto incrementados sus beneficios sindicales, liberados, horas, compensaciones, etc. Mientras los trabajadores vamos perdiendo año tras año derechos conseguidos con el esfuerzo de nuestros mayores.

¿Quien es quien intenta engañar?

Que dura debe de ser la vida del sindicalista*… sobre todo cuando tienen que defender lo indefendible, cuando tienen que buscar las vueltas a la verdad para convertirla en Su verdad, cuando tienen que convencer a sus compañeros que aquello que les parece injusto no lo es en realidad.

Se Veía Venir

La estrategia de la empresa no puede ser más transparente, las cosas se adivinan sin necesidad de bolas de cristal, magia blanca, negra ni siquiera “roja y negra”

Hace tiempo se inició la presión en comercial, varias veces han tenido que avisar a los equipos de emergencia para atajar crisis de ansiedad en los centros de trabajo de los compañeros de comercial, pero lo han conseguido, compañeros peleándose por los incentivos, vendedores modelos que luego son expedientados por prácticas “irregulares”, pero no hay problema, los accionistas están contentos: casi medio billón (sí con b de directivo) de pesetas de beneficios.